Detalles

El año 2017 marcó un cambio en el liderazgo de las Naciones Unidas cuando el Secretario General, António Guterres, comenzó su mandato en un momento de grandes desafíos mundiales. La mayor crisis de refugiados y de más rápido crecimiento en el mundo se desató en Myanmar mientras el riesgo de hambruna amenazaba al Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia. Resuelto a evitar las crisis antes de que estas se desaten, el Secretario General Guterres lanzó una serie de reformas destinadas a promover la mediación y la prevención. Estas se basan en éxitos pasados, como el orgulloso legado que dejó el Tribunal Internacional de las Naciones Unidas para la ex Yugoslavia, que este año cerró sus puertas después de haber conseguido reconfigurar el planteamiento mundial sobre los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y el genocidio. Mientras las Naciones Unidas se enfrentan a los desafíos de la seguridad colectiva del mundo, las voces de los más afectados resuenan con mayor sentido para nuestro futuro en común.