Detalles

Los sistemas históricos de regadío son un ejemplo de modificación y adaptación del ser humano al medio natural.
Su funcionamiento está ligado a complejos conocimientos ecológicos locales de las poblaciones que los han mantenido históricamente.
Saberes relacionados con plantas y animales, suelos, y aguas superficiales y subterráneas.
La gestión del agua es comunal, lo cual ha obligado a los regantes a repartir el agua y solucionar los frecuentes conflictos durante siglos, fijando así a la población rural, manteniendo la identidad cultural y cohesionando a la comunidad.