Detalles

En 2014 el Gobierno ucraniano fue derrocado por un grupo de manifestantes que exigía más transparencia y menos corrupción. Desde entonces, el conflicto armado ha acabado con diez mil vidas y desplazado a millones de personas. El Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia ha colaborado con ayuntamientos ucranianos para llevar a cabo reformas y dar más protagonismo a los ciudadanos, mediante la formación en técnicas de debate y la observación de procesos electorales, y devuelto la esperanza al país.