Detalles

Este vídeo no necesita palabras. Las imágenes nos muestran una vista aérea del campamento de refugiados Kutupalong en Bangladesh. El campamento se ha convertido en el destino de mujeres, hombres y pequeños que huyen de la violencia en Myanmar. Miles llegan cansados, hambrientos y muchas veces enfermos.
Se estima que hasta el momento 389.000 Rohingya, una minoría de apátridas musulmanes, han huido de Myanmar tras el brote de violencia desatado en septiembre en el estado de Rakhine.
Las agencias de la ONU trabajan para asistirlos y llamar la atención pública mundial sobre esta deplorable situación. El Secretario General, António Guterres, ha pedido al Consejo de Seguridad que se una para apoyar los esfuerzos destinados a acabar con esta tragedia.