Detalles

Unos novecientos agricultores se suicidaron el año pasado en la India debido a las deudas contraídas por sus plantaciones de algodón. Más de tres millones de campesinos que dependen de este producto en el estado de Maharastra cuentan ahora con una esperanza para sobrevivir gracias a un proyecto del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola.