Detalles

Andrés es mecánico y electricista de profesión, y mantiene una tienda que maneja con la ayuda de su esposa. Los recursos económicos no abundan, pero su generosidad y solidaridad con las personas desesperadas que llegan con lo que cabe en una pequeña mochila, es un ejemplo único de humanidad.

Él es firme seguidor de los principios de la religión católica, y colabora como voluntario con Pastoral Social, un socio de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en la Casa Migrante de Santa Elena, en Guatemala. Esta Casa y sus voluntarios forman parte de una red nacional de albergues y centros que brindan información, asistencia humanitaria básica y hospedaje.

A junio de 2016, el número de refugiados y solicitantes de asilo del Triángulo Norte alcanzó los 138.000; lo que representa un incremento del 70% en 12 meses. Lee su historia en:
www.acnur.org/noticias/noticia/red-solidaria-de-voluntarios-atiende-a-migrantes-y-refugiados-en-las-fronteras/