Detalles

Los desastres naturales no solo causan devastación, sino también sumen aún más en la pobreza a las comunidades vulnerables. En un nuevo informe del Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) se advierte que los impactos de los fenómenos meteorológicos extremos sobre la pobreza son mucho más devastadores de lo que se pensaba, superando todas las demás estimaciones en hasta un 60 %. Se puede hacer mucho más para proteger a los pobres de los efectos de los desastres naturales, los que, según el informe, representan pérdidas de USD 520 000 millones para la economía mundial y empujan a unos 26 millones de personas a la pobreza cada año. Los Gobiernos pueden tomar medidas para que los pobres sean #Unbreakable (irrompibles) frente a los fenómenos meteorológicos extremos.

***

00:03
Los desastres naturales causan en promedio pérdidas por más de USD 300 000 millones al año. La manera cómo medimos la devastación causada por inundaciones, terremotos, sequías y tormentas es el costo financiero de estos desastres. Pero las cantidades de dólares no muestran el panorama completo,ya que representan solo las pérdidas de las personas lo suficientemente adineradas que desde un principio tienen algo que perder, y subestiman de manera masiva el impacto de los desastres en los pobres, quienes prácticamente no poseen nada.

00:32
Cuando ocurre un desastre, las personas pobres siempre son las que más sufren. Es más probable que habiten en viviendas frágiles ubicadas en zonas vulnerables, y trabajen en sectores, como la agricultura, sumamente susceptibles a fenómenos meteorológicos extremos. Además, reciben menos apoyo durante las fases de recuperación y reconstrucción.

00:50
Cuando una sequía azotó a Etiopía en los años ochenta, los agricultores pobres se tardaron una década en recuperar las condiciones que tenían antes de la crisis, y una generación completa de niños se vio afectada.

Si solo nos preocupáramos de los impactos financieros, las inversiones públicas para reducir el riesgo de desastres se destinarían solo a los lugares donde existen activos de alto valor, protegiendo a las zonas y poblaciones más ricas. Para diseñar mejores políticas e intervenciones, necesitamos un nuevo método para medir los impactos:

01:17
uno que considere la sobreexposición de los pobres a los riesgos y los desastres. Cuando consideramos esto, las pérdidas por desastres suben en promedio de USD 300 000 millones a USD 500 000 millones al año, es decir un aumento del 60 %.

01:31
Eso es un panorama mucho más desalentador de lo que pensábamos. Pero este enfoque representa también nuevas oportunidades en materia de medidas y políticas. Diques, rehabilitación de edificios y planes sobre el uso del suelo para proteger el medio ambiente y los bosques son todas intervenciones específicas que reducen el riesgo y mejoran las condiciones de vida, especialmente cuando protegen a los pobres.

No podemos prevenir todos los desastres, por lo tanto los Gobiernos deben ayudar a los pobres a mejorar su capacidad de recuperarse, a través de sistemas de alerta temprana que salvan vidas; servicios financieros que ayudan a reconstruir comunidades;

02:02
redes de protección social que ayudan a los más vulnerables. Esto es crucial para aumentar la resiliencia de toda la sociedad ante un desastre. Se trata también de una buena inversión.

En conjunto, estas medidas pueden ayudar a los países y las comunidades a ahorrar USD 100 000 millones anuales. Proteger a los pobres y vulnerables nos permite construir un mundo más resistente para todos.

Para más información sobre el trabajo de GFDRR, visite: www.gfdrr.org

Síganos en Twitter: @GFDRR #Unbreakable

www.worldbank.org/climate @WBG_Climate