Detalles

Una paloma mensajera de la ONU ha viajado desde nuestra sede en Nueva York hasta Estambul, donde el 23 y 24 de mayo se celebra la Cumbre Humanitaria Mundial. En su viaje ha sido testigo de los devastadores efectos de la sequía, los tifones y las guerras, que han originado 125 millones de necesitados. De manos de un niño refugiado recibe una rama de olivo que ha llevado hasta la ciudad turca con un claro mensaje de paz: Una humanidad: nuestra responsabilidad compartida.