Detalles

Esta es la escalofriante narración de Eaz, de 18 años. Sufrió heridas en ambas piernas en un bombardeo sobre su casa, en Siria. Le trasladaron a Jordania, pero no recibió una atención adecuada y perdió la segunda pierna. Solicitó un visado de refugiado y durante 3 años no ha recibido respuesta. Al final decidió embarcarse en la aventura de cruzar desde Turquía. Está feliz porque en Lesbos ha recibido una silla de ruedas. Sueña con ir a Alemania para recibir una atención y tratamiento que le permitan reinsertarse en la sociedad.