Detalles

Malak tiene 12 años y quiere ser ingeniero para poder reconstruir su casa, la de sus amigos y la de todos sus vecinos. UNICEF trabaja con estos niños para minimizar el impacto psicológico de la situación que vivieron el pasado año, viendo cómo bombardeaban sus casas, sus escuelas, su vida entera.
Además de la ya difícil situación de los niños en la zona, se ha agravado con el fuerte impacto de estos acontecimientos. sus vidas están truncadas y su futuro no se presenta mejor, puesto que según la ONU en 2020 Gaza será inhabitable a este ritmo.