Detalles

Yasmín es una niña siria de 14 años que ha huido con su hermano de 12 a Líbano. Lleva tres años sin ver a su familia y trabajan, igual que su hermano, más de 10 horas diarias por un salario de 6,6 dólares. Si no trabajan no comen, ni pagan el alquiler, con lo cual no pueden ir al colegio.
Esta situación, que está afectando a miles de niños refugiados por la crisis de Siria, ha sido denunciada en un informe conjunto de UNICEF y Save the children. La situación de indefensión está siendo denunciada desde el principio por UNICEF bajo su campaña #nolostgeneration.
Los niños sirios en Líbano, en Turquía, en Jordania, en los países donde han tenido que huir se ven obligados a trabajar, puesto que muchos han escapado solos, si adultos que los protejan.