Detalles

Allison de 13 años y su familia huyeron de su hogar en le República Centroafricana hace ya un año, después de que su tío fuera brutalmente asesinado por la violencia étnica y religiosa que se apoderó del país. Allison fue testigo de la muerte de su tío y ese recuerdo le viene en sueños. Ahora vive en el campo de desplazados Grand Seminaire Saint-Marc, quiere que la guerra acabe y que su vida vuelva a la normalidad. Allison va a un colegio apoyado temporalmente por UNICEF que le ayuda a centrarse: “Si no voy al colegio, no hago nada en casa”.