Detalles

La falta de agua y comida en el desierto ha sido y es uno de los mayores temores de los refugiados iraquíes. El ACNUR se ocupa ahora de ellos y les ofrece los cuidados básicos. Pero la ilusión en el futuro es más difícil de proporcionar.