Detalles

Nargis Begum tiene 25 años y ahora es consciente de la importancia de que sus hijos estén registrados. UNICEF trabaja para que cada niño exista legalmente y, por tanto, los gobiernos deban hacerse cargo de que pueda ejercer los derechos que la Convención le garantiza.
Un niño sin registrar no existe, por tanto, el gobierno no puede contar con él para los planes de crear centros educativos, asignar vacunas o protegerle en caso de catástrofe, entre otras situaciones.
Nargis se marchó de su pueblo porque inundaciones y deslizamiento de tierras destruyeron 7 veces la casa de su familia. Ahora intenta que sus hijos estudien para mejorar su futuro aunque lamenta que no poder ayudarles.