Detalles

En el mismo momento en que llegan al campo de refugiados sirios, los niños reciben ya alguna dosis de alguna vacuna. Tras más de dos años de conflicto en su país, muchos ya no han recibido las vacunas habituales. Rota esta práctica es fundamental retomarla para prevenir enfermedades que, en muchos casos y países, ya estaban erradicadas. Como es el caso de la polio. Enfermedades que marcaron a generaciones, que dejaron una huella de dolor y en muchos casos discapacidad pueden volver a asomar su rostro. Por eso también se hacen campañas de vacunación entre los refugiados. Najwa Mekki, oficial de comunicación de UNICEF en Jordania, explica las tareas en materia de salud que se llevan a cabo en el campo de refugiados de Za’atari y también en el resto de campos. La ayuda es ahora más necesaria que nunca.
www.unicef.es/infancia/emergencias-ayuda-humanitaria/crisis-en-siria