Details

En Nueva York, estudiantes sordos suben a un escenario y miran al futuro con optimismo. En la Lexington School para sordos, con 150 años de trayectoria, estudiantes sordos usan el teatro para expresar su creatividad, sus esperanzas y sus sueños. La sordera no es un impedimento. Su sueño es más fuerte y así lo demuestran.
Algunos reclaman que las personas aprendan a entender su lengua, puesto que es otro idioma, el suyo, el lenguaje de los signos.
Reclaman con fuerza su espacio en el mundo y, con las ayudas necesarias, son capaces de llegar tan lejos como cualquiera.