Detalles

En Bangladesh hay niños que se ven obligados a trabajar para ayudar a su familia, como Saima, que tiene 7 años. Pero desde hace unos meses acude a un Espacio Acogedor de la infancia. Allí aprende habilidades sociales y se prepara para poder ir al colegio. Tiene la esperanza de estudiar y poder romper el círculo de pobreza que la rodea a ella y su entorno. Los trabajadores del centro se reúnen periódicamente con la familia para apoyarles y que logren mejorar su situación. Esto se consigue gracias a tu ayuda.