Detalles

Los refugiados sirios del campo de Zaatari han visto truncada la normalidad de sus vidas por el conflicto que azota su país. Niños y jóvenes han perdido su forma de vida, sus amigos, su familia, su colegio, su hogar. Aunque el objetivo es volver a su país lo antes posible, asumir su vida en el campo e interiorizarla puede ayudarles a mejorar su vida en situación de refugiados. Para eso, entre otras medidas, se ha creado un aula de fotografía que les permite crear recuerdos, intercambiar impresiones y mejorar su vida social.