Detalles

El invierno ha echado sus zarpas sobre los ya desprotegidos sirios que escaparon a Líbano. El barro, la lluvia, el frío y la falta de un asentamiento adecuado está dejándoles en una delicada situación. UNICEF y sus aliados trabajan a marchas forzadas para poder ofrecerles lo más imprescindible e incluso los vecinos de la zona se desviven por ayudar. La situación es crítica y UNICEF necesita todo el apoyo que se le pueda dar antes de que las enfermedades se ceben con los más débiles, los niños.