Detalles

9 meses después de la terrible crisis que azotó Somalia y el resto del Cuerno de Africa, las madres siguen llevando a sus hijos a los centros nutricionales instalados por UNICEF junto a los campos de refugiados. Los trabajadores comunitarios de la salud, formados por UNICEF, siguen tratando a estos niños. Las madres se quejan de la situación, necesitan trabajo y alternativas para salir de los campos de refugiados. No pueden alimentar a sus hijos porque no tienen trabajo y no ganan dinero. De esta forma tienen que seguir acudiendo a los centros para que sus hijos no enfermen por falta de alimento.

Categoría:

Infancia y juventud

Etiquetas: