Details

En Nigeria, y en muchos países del mundo, existe la costumbre de casar a las niñas siendo muy pequeñas. Además de que su cuerpo no está formado, tampoco han sido escolarizadas lo suficiente. Les falta formación para poder cuidarse bien ellas mismas y a su familia.
Un innovador programa de UNICEF y el gobierno nigeriano está formando a cientos de jóvenes para ser maestras en zonas rurales. Además de ser formadas tienen garantizado un puesto de trabajo, lo que las situa en una posición social privilegiada.