Detalles

Durante los últimos 40 años, la aparición de nuevas vacunas, las mejoras producidas en los servicios sanitarios, las inversiones en educación, y la dedicación de los gobiernos, la sociedad civil y otros aliados han contribuido a reducir el número de muertes infantiles más de un 50 por ciento.
Sin embargo, millones de niños – la mayoría de ellos en el África subsahariana y Asia meridional – mueren cada año por causas prevenibles antes de cumplir cinco años. En el año 2010, esto se tradujo en 57 niños muertos por cada 1.000 nacidos vivos.
Esta Llamada a la Acción desafía al mundo a reducir la mortalidad infantil a 20 o menos muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos en todos los países para el año 2035. Alcanzar esta meta histórica salvaría a 45 millones de niños hasta el año 2035, con lo que el mundo estaría más cerca del objetivo final de acabar con las muertes evitables de niños.